La violencia psicológica sutil. Tipologías y consecuencias (I). 14


NOTA DE EDICION: hemos decidido incluir un apartado más a cada tipología de maltrato psicológico, y lo llamaremos “Toma de conciencia”. Ahí dejaremos algunas reflexiones y recomendaciones para quienes, siendo conscientes de mostrar actitudes y/o comportamientos como los descritos aquí, deseen abordar el camino de su reeducación, alejar las violencias psicológicas de su propio repertorio conductual. Solo unas pinceladas, un pequeño empuje para iniciar el camino de su propia toma de conciencia. Ojalá sirva de algo.


 

Hace unos días leí un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid del que se extraían unas conclusiones extremadamente preocupantes, entre ellas que el 36% de la población no interpreta el maltrato psicológico como “violencia de género”, es más, mostraban cierta tendencia a justificar o no ser capaces de identificar correctamente, los malos tratos de tipo psicológico.

Esto no es realmente tan sorprendente ya que seguro que muchos/as de vosotros/as estáis acostumbrados a vivir en primera, segunda o tercera persona alguna modalidad de esta categoría de malos tratos, los psicológicos, e incluso puede ser que en más de una ocasión hayáis caído en la tentación de “justificarlos y/o minimizar su impacto”…, cuando en realidad son devastadores por sí mismos, causando problemas graves de inseguridad, ansiedad, estrés… además de ser la antesala perfecta de la agresión física.

Concluía el estudio subrayando la necesidad de hacer “pedagogía” sobre las conductas de manipulación y malos tratos psicológicos, tanto dentro como fuera del contexto de la relación de pareja. Es por ello por lo que vamos a escribir una serie de artículos divulgativos en los que profundizaremos en algunas de estas conductas, su descripción más habitual, sus pretensiones y como no, las consecuencias sobre la salud psicológica y emocional de quien las sufre. Reflejaré situaciones reales, sutiles, escuchadas en consulta, en la calle, vividas y sufridas a veces en silencio. Aprendamos a detectarlas, y más aún, a rechazarlas desde el primer momento, porque no siempre son evidentes gritos o amenazas. Ni son muestras de AMOR ni se les parece.

Comencemos..

 

1ª El AISLAMIENTO/DESPRESTIGIO social y afectivo: 

 

A este tipo de comportamientos podríamos considerarlos como “violencia en el ámbito social”.

Objetivo: el aislamiento social y afectivo de la víctima.

 

Mecanismo: Lógicamente cuanto más sola esté la víctima objetivo de estpistolaa violencia más fácil será su manipulación y control. Cuando nos sentimos solas nos volvemos vulnerables, nos surgen sentimientos de indefensión y nos faltan las fuerzas para repeler cualquier tipo de ataque que se nos lance. Podemos caer en la trampa de cuestionarnos a nosotras mismas, de conceder a los argumentos de nuestra pareja, esa persona que dice amarnos por encima de todas las cosas, credibilidad: “si lo dice será por algo”. Además no le faltarán “argumentos”, argumentos que cada vez serán menos necesarios, pues día a día estaremos más convencidas de que su planteamiento es acertado. Subrayará cualquier “error” de nuestro entorno social, por pequeño que sea, usándolo como prueba irrefutable de su “falsa amistad” (“fíjate que te ha dado plantón…”, “si fuera tu amiga te habría defendido…”, “no sabes la de cosas que irá diciendo de ti a tus espaldas…”, “me dicen que dice…”, “sus verdaderas intenciones son…”, “si realmente te apreciara, me aceptaría a mí que soy tú pareja…”, “pues vaya cosas que hace/dice/piensa tu amiguita…”). Cubrirá con un sutil manto de negatividad cualquier contacto social: “para que salir con lo bien que estamos en casa…”, “¿otra vez vas a salir?…, “¿no habras quedado otra vez con fulanito, no?…”

Pero no sólo se centrará en el entorno social, también lo hará en el familiar si es necesario. Es probable que, por un lado, intente ser “el mejor cuñado, yerno, tío…” con aquellas mismas personas a las que después no dejará de criticarte (“Tu madre no me mira bien…”, “que pesado tu cuñado…”).

En este proceso, el maltratador, encontrará asimismo nuevas armas de actuación. Es probable que utilice tu progresiva retirada de los entornos socio-afectivos como una excusa para entablar con ellos un dialogo “paralelo” a través del cual destruir tu imagen personal. “Me tiene muy preocupado…, últimamente bebe/sale demasiado…, la noto deprimida y me preocupa…” serán frases que harán que tu entorno desvíe el foco de atención de su propio comportamiento al tuyo, camuflando de aparente interés una crítica demoledora de tu imagen personal. Cuidado, podrías llegar a ser cuestionada, y ya no sólo por tu pareja, sino también por el resto de personas de tu entorno.

Las nuevas tecnologías pueden convertirse en una nueva herramienta al servicio de la manipulación y el aislamiento. Lo que en principio puede ser una vía de apertura social puede convertirse en una herramienta de control y vigilancia. Parejas que se crean dos, tres, infinitos falsos perfiles en redes sociales para controlar tus contactos y movimientos, solicitar “amistad” a tus amigos/as en las redes, incluso contactar con ellos/as para prevenirles sobre ti, generar malos entendidos, incluso difundir alguna información, que en la intimidad de la pareja tu hayas podido compartir y que, usada de la forma adecuada, pueda volverse contra ti… Sospecha si de pronto “te hacen preguntas extrañas tus contactos, o te preguntan si conoces a tal o cual perfil, o si de pronto dejan de estar vinculados/as contigo personas con las que mantenías cierta fluida comunicación”…

016Por supuesto, estas estrategias de aislamiento social también pueden salir del ámbito personal y entrar en el profesional. Aprovechar el anonimato de las redes sociales o la sensación inimputablilidad, puede ser una vía abierta al descrédito personal y profesional. Ciertamente este tipo de comportamientos conllevan un mayor grado de agresión, si cabe, pues no solo buscan el “aislamiento” sino la pérdida del recurso fundamental del sustento, por lo que se convierte en una situación especialmente temida y ansiógena. Criticar negativamente la capacidad profesional, las actuaciones de la víctima en su entorno social y/o laboral como forma de presión, venganza o estrategia para generar una dependencia económica, puede ser una violencia realmente destructiva para la integridad de la propia autoestima. Difundir falsos rumores, sembrar dudas, dar perversas interpretaciones a tus posicionamientos, actuaciones, proyectos… pueden ser algunas de las violencias psicológicas que, desde la pareja, en el proceso de ruptura o tras esta, se realicen con el único objetivo de generar sufrimiento y dolor en la victima.

Del mismo modo que las redes de apoyo social son herramientas fundamentales para un desarrollo equilibrado emocionalmente, su ausencia son una fuente de desequilibrio. Las amistades, íntimas o no tan íntimas, son necesarias para ampliar nuestros referentes vitales, nos ofrecen alternativas, otros puntos de vista a la hora de enfrentar los problemas del día a día, nos sirven de apoyo emocional, de desahogo, nos facilitan el ocio… Su pérdida nos condena a la soledad, a la vulnerabilidad, al aislamiento, nos hace cuestionarnos a nosotros/as mismos/as, nos merma la autoconfianza y destruye la autoestima.

 

Herramientas de defensa: la mejor defensa es disponer de un amplio abanico de herramientas personales. Una buena autoestima, confianza en nosotras mismas, en nuestro criterio, y sobre todo, sobre todo, no dejar pasar la primera agresión. Cada ataque nos debilita. Si toleramos el primero, si lo justificamos, es probable que comencemos a desensibilizarnos, aumentando nuestra tolerancia ante futuras agresiones. Pero si ya hemos caído, si ya somos víctimas, es fundamental NO quedarnos solas. Buscar en nuestro entorno apoyo moral, emocional, compartir la experiencia vivida con personas de nuestra confianza que nos aporten el punto de vista objetivo y externo que tanto necesitamos.

A veces las agresiones son comportamientos de “acoso y derribo” que no llegan a ser imputables legalmente, dejándonos en trolluna aparente situación de indefensión total y extremadamente frustrante. Estas experiencias pueden acabar generando una sensación de indefensión que, a la larga, nos puede convertir en vulnerables, en blanco fácil para nuevas agresiones, por tanto debemos actuar. Es importante no caer en la trampa de la persona agresora, que en muchas ocasiones, sobre todo cuando se produce la ruptura, intenta mantener la atención sobre sí misma…, como dicen en las redes “no alimentemos al troll”, intenta salir de su “punto de mira” eliminando cualquier tipo de vía de contacto, sin entrar en su juego ni en la mutua agresión. Pero si su actuación es denunciable, si comete el error de cruzar la línea de lo delictivo, ni una sola duda, denuncia. Denuncia por ti y por todas aquellas personas que probablemente en algún momento se cruzaran por su vida. No lo dudes. Tu bienestar no tiene precio, y no hay mejor inversión que la de dirigir nuestros esfuerzos en nuestra propia protección. Cuida y refuerza tu autoestima, y recuerda, nunca estas sola, nunca, solo mira a tu alrededor, porque allí estamos las demás.

Toma de conciencia: Tienes miedo. Seguramente a perderla, o a ser despreciado, engañado, traicionado y/o humillado. No es excusa. Nadie tiene que pagar las consecuencias de tu mala autogestión emocional. Busca en tu interior las causas de ese temor y resuélvelas, seguramente con ayuda profesional te será más fácil. Amar no es poseer. Amar es compartir, en un régimen de igualdad total, el caminar, el día a día, desde la libertad de elegir la compañía, y desde el absoluto convencimiento de que ni yo, ni tú, somos suficientes para llenar la vida de nadie. Necesitamos mucho más, no solo el “amor de pareja”, necesitamos el “amor de familia”, el de amigos, el de conocidos, y sobre todo el propio. Amaras cuando tu bienestar no dependa de las acciones de la otra persona, sino de las tuyas. Cuando tus acciones se dirijan a potenciar el bienestar ajeno, desde el respeto, desde la admiración, desde el deseo, desde el reconocimiento a la libertad de equivocarse, de elegir. Si para ti “con ella a tu lado es suficiente”, busca tu error, porque no debería ser suficiente, necesitas más. Analiza tus relaciones sociales, familiares, sanéalas, disfrútalas, y valóralas…, así entenderás que ella también disfruta y valora las suyas. Busca ayuda, necesitas evolucionar y librarte de tu propia condena patriarcal, de los prejuicios, de las violencias aprendidas…., necesitas reaprender a gestionar tu vida emocional.

(Continuará….)

Si te pareció interesante compártelo...Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Email this to someone
email
Print this page
Print

Acerca de Sonia Villar

Psicóloga Especialista en Psicología Clínica Gerente CAAP-Psicología y CAAP-Formación Centro de Psicología Clínica GRANADAPSI Directora del grupo de investigación METODO PETTCA @_SoniaVillar @CAAP_Psicologia @ExpertoTCA


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 Comentarios en “La violencia psicológica sutil. Tipologías y consecuencias (I).

  • evahvs

    Excelente articulo, es importante que exista esta información disponible y publica para echar luz en este tema que a veces nos toca muy de cerca y no podemos detectarlo con suficiente claridad. Gracias

  • Maria

    Hola, ante todo felicitarle, por el artículo, una gran verdad, en relación del maltrato Psicológico, yo lo estoy sufriendo muchos años, con la impotencia de no atreverme, a dar un paso, por tener que perder parte de mi vida!! Mis hijos. Un Abrazo.

    • Sonia Villar Autor

      El miedo es el peor de nuestros enemigos, nos bloquea e inmoviliza hasta el punto de no dejarnos ver lo importante que es buscar salida a esa situacion. No debes temer a nada, existen recursos legales y sociales para apoyarte en la decision de dar el paso y poner sobre la mesa tu derecho a vivir feliz, en paz, en seguridad y por supuesto con tus hijos. Recuerda que en el numero 016 encontraras a personas con lainformacion que necesitas para poder acceder a los recursos existente. Busca apoyos en tu entorno, en tu familia y amigos/as, y de su mano encontraras fuerzas y orientacion para salir de esa situacion. No dejes de intentarlo, la recompensa sera recuperar tu vida. Mucho animo.

  • Maura

    Excelente Articulo, todo esta perfectamente explicado para ayudar a salir a las personas que estan en esta situacion. Me gustaria seguir recibiendo mas articulos en mi correo, gracias.

    • Sonia Villar Autor

      El miedo siempre paraliza, por eso es tan importante mirarlo de frente y enfrentarlo…, busca personas aliadas en las que encontrar el refuerzo que necesitas para romper con ese temor… Un abrazo.

    • Sonia Villar Autor

      En las situaciones de violencia psicologica continuada, existiendo un vinculo afectivo, es relativamente habitual que la victima intente “justificar, entender, comprender, disculpar…” de alguna manera la agresion que “su ser quedido” esta cometiendo contra ella. Esta es una de las peores consecuencias que tiene esta violencia sutil, porque desconcierta, hace dudar de una misma, llegando incluso a creer que todo lo que ocurre puede estar justificado de alguna manera.

  • María Cristina Ravazzola

    Excelente artículo sobre este tema. En Argentina, en Chile, Uruguay y Brasil venimos trabajando desde hace ya mucho tiempo en los temas de violencia “doméstica”, violencia de género, maltrato en las relaciones familiares, abusos de personas por cuestiones de desigualdades, en fin… temas difíciles de nombrar de modos sencillos y claros porque en verdad son bien complejos y es necesario mantener los ojos abiertos y sumar redes de apoyo para quienes son vistimizadxs, en enorme porcentaje mujeres que idealizan las relaciones de pareja y las familias. Agradezco esta publicación que me llegó hace ya tiempo pero que ahora vuelvo a visitar porque estoy escribiendo sobre estos temas para un libro que saldrá en Brasil y que leerán básicamente mediadores, que necesitan distinguir cuando es necesaria una mediación, cuando es posible y cuando es imposible y las cuestiones deben plantearse en otros frentes. Escribí en 1997 “Historias Infames, los maltratos en las relaciones”, libro que estoy revisando para nuevas ediciones, más relacionado con actos y ejemplos de violencia física pero que creo ayudó en su momento a quienes lo leyeron y armaron dispositivos útiles frente a estos problemas tan críticos. Agradezco y felicito a Sonia Villar por lo que transmite en este artículo y a Diana Scialpi que lo hizo conocer en la red RIMA de Argentina.

    • Sonia Villar Autor

      Muchas gracias Maria Cristina por el tiempo que tomaste en leer y comentar el articulo. Ciertamente estamos en tiempos dificiles en los que se hace tan necesario trabajar con esfuerzo por erradicar la lacra de la violencia de genero, y todas las formas de violencia en general. Enhorabuena por el trabajo que estais realizando y te deseo la mejor de las suertes con tu nueva obra. Un abrazo desde España.