Dependencia emocional ¿es una cuestión de género?


Es fundamental no perder de vista la influencia que el proceso de sociabilización tiene en el desarrollo de la personalidad. Dicho proceso, en las edades más tempranas, está condicionado en gran medida por los estereotipos sociales entre los que todos y todas hemos crecido, estereotipos vinculados a los roles de género que, si no tomamos consciencia, nos condenan a perpetuar actitudes patriarcales.

Cuando desde pequeñitas a las niñas les hacemos tales o cuales regalos, las vinculamos a tales o cuales actividades extraescolares, les mandamos mensajes sutiles que convergen en su autoidentificación con determinadas expectativas sobre sus futuras cualidades o potencialidades (ser buena madre por como cuida a sus muñecas, o reforzar lo guapísima que es, su dulzura, etc.) estamos, sin ser apenas conscientes, conformando un camino rígido y preestablecido por donde circulará su desarrollo personal.

Coral Herrera, en su artículo sobre las claves de la dependencia emocional (ver enlace al pie de la página) nos da importantes claves para que, como mujeres adultas, podamos tomar las riendas de nuestro cabalgar en las relaciones afectivas, asumamos la responsabilidad de nuestras vidas y trayectorias, construyamos nuestro espacio propio de bienestar, pero esta tarea será más o menos fácil dependiendo de “dónde partamos”. Si nuestra autoestima, nuestra autoconfianza, forman una sólida plataforma desde la que avanzar en nuestro camino de crecimiento personal hacia la no-dependencia emocional, la tarea será gratificante y enriquecedora. Pero si no es así…

Construir esta plataforma de partida durante las primeras etapas de la infancia y la adolescencia es un elemento clave de garantía de un desarrollo emocional saludable. Enseñar a las niñas que pueden ser “lo que quieran”, que su género no les condiciona en ningún sentido en su caminar por el mundo, que son libres para ser y expresarse es fundamental, y, sobre todo, es mucho más fácil este trabajo de “construcción” de la personalidad cuando se realiza en estas etapas. En estas edades donde el aprendizaje vicario, la observación, es tan eficaz, el ejemplo es la mejor de las herramientas de transmisión…, no lo olvidemos.

Pero si, como una inmensa mayoría, tu crecimiento se ha desarrollado entre estereotipos, prejuicios, identificaciones con roles de género, se hace necesaria una autorreflexión que nos permita ser conscientes del alcance de la influencia que ese contexto ha tenido en nuestro madurar. Podemos elegir qué valores, qué principios queremos que gobiernen nuestra moral y nuestra ética personal, y hacer que esa “teoría” se muestre de forma congruente en nuestro caminar, en nuestros actos, lo cual acabará reforzando y consolidando esos nuevos valores no vinculados a estereotipos sexistas, y nos facilitará esa tarea que Coral tan claramente nos describe en su artículo para la recuperación de nuestra “independencia” emocional.

No os perdáis su artículo, os hará, como a mí, reflexionar:

http://haikita.blogspot.com.es/2014/10/claves-para-trabajarse-la-dependencia.html

 Y otro día hablaremos también de las dependencias emocionales en el lado masculino, que haberlas tambien haylas…

Si te pareció interesante compártelo...Share on Facebook244Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn352Email this to someonePrint this page

Acerca de Sonia Villar

Psicóloga Especialista en Psicología Clínica Gerente CAAP-Psicología y CAAP-Formación Centro de Psicología Clínica GRANADAPSI Directora del grupo de investigación METODO PETTCA @_SoniaVillar @CAAP_Psicologia @ExpertoTCA

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *